Blog 
Cuentabilletes
RSS - Blog de Rodrigo Magañon

El autor

Blog Cuentabilletes - Rodrigo Magañon

Rodrigo Magañon

Mi nombre es Rodrigo y estoy doctorado en Finanzas y Contabilidad. A través de mi blog voy a transmitir todo aquellos secretos que nadie te ha contado antes.

Sobre este blog de

Conoce todos los secretos empresariales. Artículos de economía, marketing, tecnología.


Archivo

  • 04
    Mayo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    actitud ventas negocios

    Buena actitud, ahí está la clave

     

    Buena actitud, ahí está la clave

    Es indudable que existen muchas estrategias de ventas, tecnologías de última generación que nos comunican y nos sirven de herramienta a la hora de cerrar un negocio, conocer personas o promocionar eventos, pero al final, si no tenemos una actitud adecuada de nada nos servirán estos recursos. Y es que se hace vital poder reflejar un buen estado de ánimo para que los clientes puedan ver que confiamos en nosotros mismos y en lo que estamos tratando de transmitirles.

    ¿Nunca os ha pasado que entréis a comprar un producto a una tienda y el dependiente os reciba con cara de pocos amigos? Probablemente tendríamos la determinación de hacernos con ese artículo o servicio, pero viendo el panorama casi que mejor “lo dejamos para otro rato” o para cuando nos crucemos con un vendedor más dispuesto a ganar dinero, que los habrá a montones ahí fuera esperándonos con una sonrisa. Y lo triste del asunto es que ésto no es una anécdota, sino una constante en muchas empresas con empleados poco motivados.

    Quienes hemos emprendido negocios sabemos que a veces no es fácil mantener una cara fresca y un discurso fluido sin tropezones de por medio, ya que es complicado estar las 24 horas al pie del cañón, pensando en las responsabilidades y en los cada vez más frecuentes problemas que acucian a empresas de todo tipo y tamaño. Pero eso forma parte de la dura vida de los emprendedores, ya que nadie nos dijo que sería sencillo este arduo camino que decidimos un día comenzar y del que ya podemos estar cansados.

    En este caso lo mejor que podemos hacer es tratar de rodearnos de personas afables y comunicativas, que nos puedan servir de apoyo y asesores a la hora de descargar nuestras preocupaciones y enseñarnos a ver que al final siempre hay un rayo de luz que nos puede traer nuevamente la esperanza. Por favor, si tenéis un negocio y veis que la mala atención está causada por las preocupaciones recordad este paso, hablad y expresad vuestros problemas, buscad ayuda. De otra manera seguiréis cavando el hoyo y al final ya no será posible salir de él. ¿Y sabéis qué? Los clientes notan esto.

    Si el problema no es el negocio en si sino el personal que tenéis contratado hablad con ellos, informaros sobre cuál es el problema que tanto les acucia para que tengan esa actitud con quienes tendrían que tener la mayor sonrisa de todas. En muchas ocasiones no suele haber problemáticas económicas detrás de ello, sino simplemente un reflejo del trato que reciben por parte de sus superiores. Da que pensar, ¿verdad? Pues los clientes no son los culpables, así que a ponerse las pilas y a salir adelante, que la vida es larga.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook