Blog 
ALGO MAIS QUE ROCK&ROLL
RSS - Blog de oscar martinez martinez

El autor

Blog ALGO MAIS QUE ROCK&ROLL - oscar martinez martinez

oscar martinez martinez

UN PAISANO QUE ENVEJECE CON LOS AÑOS, AMANTE DE LA BIRRA Y LA "BUENA" MÚSICA.

Sobre este blog de Sociedad

UN XIRO MAIS O MEU BLOG... : EFECTIVAMENTE NON TODO VAI SER ROCK&ROLL, PERO ÚLTIMAMENTE PARA ESQUECERME DOS PROBLEMAS QUE NOS RODEAN A TODOS, EU ATOPEI NO MUNDO DO ROCK&ROLL A MIÑA VÍA DE ESCAPE. . ...


Archivo

  • 10
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sanidad : un derecho adquirido que se va a pique.

    Se que terminaré haciendo pocos amigos escribiendo esto... pero bueno... .

    Se trata de un asunto turbio, el hablar de la sanidad o educación, en nuestra tierra lleva a muchos a declinarse por ser unos auténticos ONG (todo el  mundo tiene derecho) o la obligación de que algunos  pague por los servicios públicos (aquí viene cualquiera y lo atienden como si cotizara igual que yo o mis ...)

     La sanidad en esta tierra es un derecho, no una obligación, y como tal todo ser viviente en cuanto entra en un hospital tiene que ser atendido sin más miramientos. Ahora sí, yo soy de los que piensa en la sostenibilidad de un servicio social gratuito, y para que exista dicha sostenibilidad tiene que existir un control del uso responsable de nuestros servicios. En este caso de la sanidad ,muchos ciudanos exprimimos al máximo nuestros llamados derechos: tengo derecho a una receta, tengo derecho a que me atiendan cuando quiera, tengo derecho a hacer esta u otra prueba, tengo.... y los que están al otro lado tienen la obligación de complacerme, para eso pago mis impuestos.Una idea falsa de la gente es que los que estamos al otro lado de la sanidad (el trabajador), tiene que ser  un sirviente del paciente.

    Hoy en día podemos presumir de tener el mejor sistema sanitario del mundo, pero estamos terminando con él. La culpa es de todos, desde el paciente que no llama para avisar que no puede a realizar una prueba, desde el que consume medicamentos como si fueran golosinas, el que asiste a urgencias una y otra vez como si fuera un centro de reuniones, del médico que solicita pruebas diagnósticas sin sentido incluso a pacientes que les queda un halo de vida, del médico que reduce su jornada laboral para irse a trabajar a su clínica privada, del político que prefiera gastar millones de euros en publicidad (el mal llamado nuevo hospital) que en recursos sanitarios... y así mil y una cosas, ah por cierto y el supervisor, gerente.. que en vez de asegurarse del buen funcionamiento de un servicio termina por tener a los trabajadores sis sutituciones y a mínimos para evitar confrontación con altos cargos (mejor un trabajador enfadado y otro en paro, que un directivo o político con una redución de sueldo)

    Mal vamos cuando no nos echamos la culpa sobre nuestras propias cabezas. Todos somos responsables de que un día de estos algún que otro aguililla convenza al pueblo que la sanidad es insostenible y que por eso se tiene que privatizar, o como dicen algunos: "precisa de capital privado por lo que les daremos una concesión de X años a las empresas que ponen ese capital"(PRIVATIZACIÓN).

    Ahora bien, siendo poco socialista o de izquierdas, yo creo en que no todo el mundo puede mamar de nuestra sanidad . Ciudadanos de otros países cruzan ríos y montañas para ser asistidos, intervenidos, .... y como si se tratara de una ONG nuestro sistema sanitario no recauda ni un euro de dichas acciones. Nosotros como pacientes  tenemos nuestra responsabilidad y debemos hacer lo posible para hacer un uso responsable de ella, intentar acceder al servicio sanitario cuando sea necesario no para pasar el día, no colapsarlo y de una vez llamar para anular citas a las cuales no podamos ir ,y.... , . Pero también creo sinceramente que de una vez por todas tendríamos que pedir a los países de donde vienen pacientes extranjeros que se hagan responsables de sus ciudadanos, de sus gastos sanitarios no tenemos que ser nosotros los que nos hagamos cargo. Aquí se puede atender a todo el mundo pero con sentido común. Nuestra sanidad no puede terminar siendo un juguete roto.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook