Blog 
ABRIMOS A MEDIODIA
RSS - Blog de BEATRIZ AROSA

El autor

Blog ABRIMOS A MEDIODIA - BEATRIZ AROSA

BEATRIZ AROSA

CADA DIA ME GUSTA MENOS MADRUGAR. COMO ME GUSTARÍA QUE ME TOCASE EL EUROMILLÓN!!

Sobre este blog de Sociedad

EN REALIDAD, ESTE BLOG ESTÁ ABIERTO A TODAS HORAS, A TODAS LAS PERSONAS Y A TODAS LAS OPINIONES.


Archivo

  • 08
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    MENUDAS VACACIONES!!!

     

    Acabo de volver de vacaciones. Una semanita en Oporto. Miré por internet para alquilar un apartamento y descubrí una oportunidad que parecía estupenda. Un apartamento amplio, nuevo, totalmente equipado, en primera línea de playa, con vistas al mar. Y no demasiado caro. Pensé yo. “Vete tú a saber como de amplio y de nuevo es y si las vistas son al mar o a la piscina municipal”. Pero decidí arriesgarme y lo contratamos.
    FANTÁSTICO. La verdad es que era tal y como aparecía descrito y fotografiado en Internet. Apartamento amplio, luminoso, nuevecito y con todo lo necesario y más: Microondas, lavavajillas, secador, tostador, cafetera, pantalla con nosécuantos canales…   Una cesta de frutas y una botella de agua fresca en la nevera. Camas de 1.60 (no le vi el pelo a mi marido en toda la noche, de tan separados que estábamos) habitaciones con vistas al mar, al ladito de la playa… Y dos bicicletas nuevecitas a nuestra disposición.  En fin, muy bien.
     
    La zona muy animada, más de 10 km de playa, carril bici… Pero alguna pega tenía que tener, y la tenía. 
    Todos los días Neptuno, que no tendría otra cosa que hacer, venía a echar un cargamento de cubitos de hielo al agua del mar. Yo nunca lo vi, pero me lo imagino por como estaba el agua. TE CORTABA LA RESPIRACIÓN!!!. Te dejaba sin aliento, te petrificaba … Aun así, y contra todo pronóstico me metí varias veces en el mar. Y la resaca…   Era espantosa. Te descuidabas un minuto y las mareas te arrastraban hasta Nueva York. De hecho, mi flotador debe estar por allí porque no lo volví a ver. Yo estuve a punto de dejarme ir un rato para ver si el  SÚPERSOCORRISTA  ( minúsculo  bañador ajustado, tableta de abdominales, culito prieto y sonrisa profiden) me practicaba primeros auxilios, pero al final tuve miedo de que no le diera tiempo de sacarme y tuviesen que rescatar mi cuerpo serrano en altamar.
    Y después estaban los mosquitos, que se empeñaban en hacerte compañía por las noches, claro, tuve que comprar un “fli” para hacerles frente.  (Porque ya me he enterado de que el repelente de mosquitos por ULTRASONIDOS no funciona muy bien)
    Bueno, lo pasamos estupendamente. Fuimos a una fiestita local, visitamos Oporto, Aveiro (con sus canales y sus góndolas al más puro estilo veneciano), Braga (con un calor de justicia que parecía que estabas dentro de un horno encendido, asándote como un pollo)… Probamos la tan famosa  “Francesinha”, a saber, una suerte de sándwich de varios pisos con salchicha, chorizo, carne, queso, huevo y patatas fritas, todo eso regado (más que regado, nadando) con una salsa que se supone que es la gracia de todo el asunto.
     
    A mí, tengo que decirlo, no me hizo ninguna gracia. Ni la salsa, ni el sándwich, ni el relleno, me pareció una cosa grasienta, flotando en una salsa intragable.  Mi hija opinó lo mismo que yo. A mi marido no le entusiasmó pero se lo comió todo. Me gustó muchísimo más una lasañita casera que hice yo, con su tomatito, con su quesito bien gratinado, mmm… qué hambre me está entrando, recoño!!!
     
    En fin, todo muy bien.  Un descanso merecido que me tomo días antes de que la empresa me dé puerta de manera definitiva, momento en que podré descansar lo que me dé la gana. Saludos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook