Blog 
ABRIMOS A MEDIODIA
RSS - Blog de BEATRIZ AROSA

El autor

Blog ABRIMOS A MEDIODIA - BEATRIZ AROSA

BEATRIZ AROSA

CADA DIA ME GUSTA MENOS MADRUGAR. COMO ME GUSTARÍA QUE ME TOCASE EL EUROMILLÓN!!

Sobre este blog de Sociedad

EN REALIDAD, ESTE BLOG ESTÁ ABIERTO A TODAS HORAS, A TODAS LAS PERSONAS Y A TODAS LAS OPINIONES.


Archivo

  • 13
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA FRIKI QUE LLEVO DENTRO

     

     

    Aunque inicialmente no era ese su significado, coloquialmente se denomina friki  (del término inglés freak) a una persona cuyo comportamiento, aficiones o vestimenta son inusuales. En el apartado de la vestimenta me incluyo yo, aunque solo sea dentro de mi cabeza.
    Y me explico. Mi forma de vestir no puede llamar menos la atención. Nunca llevo escotes, ni minifaldas, ni tacones. No uso ropa ceñida y me pinto muy poco. Nadie se giraría por la calle para mirarme mientras piensa: “Vaya pinta tiene esa”.  Soy muy convencional.
    Pero en mi “universo paralelo” soy, tengo que confesarlo, una DRAG QUEEN frustrada. Lo que más me puede gustar en el mundo son las plumas, los brillantes, las lentejuelas, flecos, encajes, los bordados, o el charol.   Pero sobre todo me vuelven loca los trajes que se ponen las drags, por ejemplo, en los concursos de Reinas del Carnaval. 
    Y me imagino a mí misma (y eso, que por alguna razón que desconozco, las dragqueen son siempre hombres, no hay mujeres en el mundo drag, o yo nunca las he visto y no lo entiendo), decía me imagino subida a unas plataformas de 15 centímetros, con un traje plateado lleno de  flecos y lentejuelas, maquillada con llamativos colores repletos de purpurina, y con las pestañas postizas más grandes que haya en el mercado. El cuerpo embadurnado de un mejunje brillante, medias de red y estolas de plumas en el cuello.  Y unas uñas larguísimas, pintadísimas y brillantísimas. Ese es mi yo interior. Que seguramente se quedará en el interior, a no ser en algún carnaval que otro, que puedo sacarlo a pasear.
    También he pensado alguna vez en cambiar de aspecto externo y llevar un look diferente cada año. Así, durante doce meses iría vestida de PUNKIE, con ropa negra, cresta de colores,  tachuelas, las medias rotas y botas robustas, como de militar.
    El siguiente año podría ser de SEÑORITA ROTTENMEIER, con vestidos largos y oscuros,  botines con cordones, el pelo recogido en un moño y gafas de bibliotecaria. Por supuesto sin maquillar.
    Para variar, los siguientes doce meses me gustaría llevar un look un poco más “pilingui”, por decirlo de alguna forma. Ropa muy ceñida, escotes pronunciados (y sujetador push-up, claro, para poner en su sitio lo que haya que poner), minifaldas escasísimas y stilettos con tacón de aguja.
    Y así, año tras año. Skin, Gótica, Lolita, Pija, Rockabilly, incluso me gustaría ir durante una temporada caracterizada (que no disfrazada) de hombre, aunque para eso necesitaría un maquillador profesional. Y así, cuando fuese a la discoteca entraría en el baño de los hombres (tengo que aprender a mear de pie), y le diría a alguna chica : “Nena, ¿estudias o trabajas?”, y me recolocaría las pelotas tres veces al día y me afeitaría por las mañanas… No, eso sí que no.
    Decidido, el año que viene me voy a apuntar al concurso de reina del Carnaval DRAG, es decir,  REINONA y vais a flipar.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook