Blog 
ABRIMOS A MEDIODIA
RSS - Blog de BEATRIZ AROSA

El autor

Blog ABRIMOS A MEDIODIA - BEATRIZ AROSA

BEATRIZ AROSA

CADA DIA ME GUSTA MENOS MADRUGAR. COMO ME GUSTARÍA QUE ME TOCASE EL EUROMILLÓN!!

Sobre este blog de Sociedad

EN REALIDAD, ESTE BLOG ESTÁ ABIERTO A TODAS HORAS, A TODAS LAS PERSONAS Y A TODAS LAS OPINIONES.


Archivo

  • 27
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ESE FRESCO OLOR A LIMPIO

     

    Tengo que decirlo. Hay gente que huele mal. Pero que muy mal. Y no es el olor circunstancial de ese trabajador que lleva todo el día descargando camiones. NO. Es el olor de una persona que hace al menos ocho meses que no ve la ducha ni de lejos y que lleva una ropa que no pasa por la lavadora desde tres años atrás. Es un olor rancio, “revenío”, con solera. A sudor recocido pegado al cuerpo, a fritanga tras fritanga, a pelo grasiento, a suciedad pura.  A veces es tan pestilente que te dan ganas de vomitar. Literalmente.
    Yo, que trabajo al público, puedo dar fe de ello. Y me pregunto ¿ellos no se huelen a sí mismos? . Yo sé que algunos tienen familia, madre, hijos… ¿Nadie a su alrededor se da cuenta? ¿Ninguno de ellos es capaz de decir: “Mamá, parece que esta ropa huele un poquito a las croquetas de ayer, ¿qué te parece si le pasamos un agüita con jabón?”, o directamente: â€œHijo mío, hueles a choto que tiras p’atrás. Date una ducha rapidito o yo misma te fregaré con Zotal”.
    Una vez atendí a un individuo (una mezcla entre hippy y perro-flauta rastafari, con una melena larga, sucia y enredada) que olía a demonios a más de 100 metros. El joven, no conforme con mis explicaciones sobre sus asuntos financieros, quería convencerme de que yo lo discriminaba por su aspecto físico: “Claro, me miras mal porque voy vestido así, me pasa siempre, como no voy con traje y corbata…”. Así me tuvo casi treinta minutos, protestando y haciendo su propia declaración de principios hippies. Al final no pude más, se lo tuve que decir (y bastante suave fui): â€œMira, chico. Una cosa es ser hippy y otra cosa muy distinta es no lavarse. Venga, circulen” .
    Ni que vacíes el bote entero de ambientador en la oficina sirve para eliminar la peste que dejan algunos especímenes.
    Siempre quise poner un cartel en la oficina que rezase:  â€œPor favor, recuerden que han de lavarse y ponerse ropa limpita  antes de venir por aquí. Muchas gracias”.  Pero mi jefe nunca me dejó.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook