Blog 
ABRIMOS A MEDIODIA
RSS - Blog de BEATRIZ AROSA

El autor

Blog ABRIMOS A MEDIODIA - BEATRIZ AROSA

BEATRIZ AROSA

CADA DIA ME GUSTA MENOS MADRUGAR. COMO ME GUSTARÍA QUE ME TOCASE EL EUROMILLÓN!!

Sobre este blog de Sociedad

EN REALIDAD, ESTE BLOG ESTÁ ABIERTO A TODAS HORAS, A TODAS LAS PERSONAS Y A TODAS LAS OPINIONES.


Archivo

  • 30
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL DON DE LA INVISIBILIDAD

     

    He descubierto que tengo poderes. Sí, sí. Como cualquier superhéroe que se precie. Como Superman, Spiderman o el Capitán Trueno (bueno, de éste último no estoy tan segura). La cosa es que he descubierto que tengo el DON de la INVISIBILIDAD. Como todavía no lo controlo bien, aparece cuando le da la gana, o sea, no lo invoco yo. De repente, soy invisible. Eso sí, hay determinados momentos en que se repite casi siempre, es como si se conectara por control remoto o algo así.
    Empezó cuando me compré mi coche, un Corsa blanco, de nombre Christine (el por qué de ese nombre merece relato aparte). Era ir montada en él y, chica,  NADIE me veía. Ni los que venían de frente, ni los que salían de un stop, ni los que me tenían que ceder el paso… Nada.
    Me pasa también cuando voy con mi paraguas por una calle estrecha y otra persona viene de frente, también con su paraguas. Sorprendente. Me convierto en invisible, la persona sigue su camino sin inmutarse (claro, es que no me ve) y yo me tengo que apartar para que no me clave la varilla en todo el ojo.
    En el supermercado, idem. Empujo mi carrito con habilidad entre los pasillos, mirando las ofertas del pan de molde, y de pronto, DESAPAREZCO al ojo humano. Hala, a esquivar carritos si quiero evitar un choque frontal o lateral. Ahora por la izquierda, ahora por la derecha, parezco Maradona.
    En la cola de la carnicería, ahí también me sucede.  Estoy esperando mi turno mientras decido si llevar hamburguesas o muslos de pollo y de repente, VOILÀ, otra vez invisible. Y escucho decir a la señora que estaba detrás de mí: “Rosita, ponme cuarto y mitad de chuletón de Avila”. Pero claro, pobrecilla, ella qué sabe, si no me puede ver.
     
     
         
     
    Y así siempre. A ver, estoy encantada con mi superpoder, solo espero aprender a controlarlo y usarlo como todos los superhéroes. Para SALVAR EL MUNDO. 
    Para salvar el mundo de gorrones, de CARADURAS, de prepotentes y de borricos. Que hay unos pocos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook