Blog 
ABRIMOS A MEDIODIA
RSS - Blog de BEATRIZ AROSA

El autor

Blog ABRIMOS A MEDIODIA - BEATRIZ AROSA

BEATRIZ AROSA

CADA DIA ME GUSTA MENOS MADRUGAR. COMO ME GUSTARÍA QUE ME TOCASE EL EUROMILLÓN!!

Sobre este blog de Sociedad

EN REALIDAD, ESTE BLOG ESTÁ ABIERTO A TODAS HORAS, A TODAS LAS PERSONAS Y A TODAS LAS OPINIONES.


Archivo

  • 16
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    AFILANDO LAS UÑAS

     

    Ahora que, desde mi toalla, veo a infinidad de varones con el cuerpo entero depilado no puedo menos que pensar lo mucho que han cambiado las cosas en los últimos años en lo que respecta a lo masculino y a lo femenino, y me explico.    No hace tanto que un cuerpo liso, suave y depilado era parcela exclusiva de la mujer. Y el que se depilaba (aunque fueran solo las cejas) era un marica perdido. Después, empezaron a depilarse los deportistas, y ahora, para encontrar un tío de pelo en pecho como me gustan a mí, hay que buscar con lupa. Me cuesta creer que los varones hayan querido hacer suya una “costumbre” tan tediosa y, en muchos casos, dolorosa, que tantas féminas hubiésemos desterrado de nuestras vidas sin dudarlo.
    En fin, corría el año 90 cuando los hombres empezaron a llevar, sin llamar mucho la atención, camisetas de color rosa. Antes de eso, el rosa solo lo llevaban las chicas, y punto. Impensable que algún varón luciese su polo “Lacoste” de color fucsia. Todavía no hace mucho, alguien se burló abiertamente de mi hijo pequeño por pedalear en una bicicleta rosa, que heredó de su hermana.
    Por otra parte, aunque ya hace cierto tiempo que se ve con cierta normalidad un hombre con coleta, es mucho más reciente y sorprendente incluso para mí, verlos con diadema, y mucho peor, con MOÑO.  Pero cada vez más, sobre todo los deportistas se recogen con esmero su melena (POR FAVOR, que esté LIMPIA!!!) con pinzas, horquillas o coleteros.
    Y sin embargo, me sorprende que a estas alturas de la depilación a la cera, aun se vea con cierta repulsión que los varones lleven las uñas de las manos un poco más largas de lo normal. No digo, largas, limadas y pintadas (que, visto lo visto, ¿por qué no?). Hace menos de una semana una conocidísima periodista española hizo un comentario sobre la desagradable costumbre de no sé qué individuo de llevar la uña del meñique más larga que las demás.
    Y yo me pregunto: “Si las mujeres pueden llevar sus uñas largas (algunas larguísimas) perfectamente limpias y cuidadas, si los hombres se depilan el pecho, las piernas, los brazos y la espalda… y NO PASA NADA, ¿por qué los hombres no pueden llevar sus uñas más largas de lo habitual siempre y cuando estén aseadas y curiosas?
     
     
    ¿Por qué ya no nos sorprende un tío que recoge su melena con una diadema de brillantitos, que lleva pendientes y las cejas cuidadosamente perfiladas y todavía miramos con desagrado sus manos si lleva las uñas largas?
    Pues hala, desde aquí rompo una lanza a favor de que cada uno vaya como quiera (eso sí, limpitos, por favor) y que la gente no se dedique a juzgar al prójimo con ligereza y muchísimo menos por una cuestión meramente física.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook